En Blog

El 1 de septiembre entra en vigor la prohibición europea de fabricar focos halógenos, una medida que el sector de la iluminación en España afronta con la vista puesta en el desarrollo de tecnologías más eficientes, fundamentalmente el LED.

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (Anfalum) -que agrupa a 87 fabricantes-, Alfredo Berges, ha explicado a Efe que la medida afecta solo a los halógenos de algunos focos, habitualmente los que se usan en tiendas no a los que se instalan en viviendas, que podrán seguir vendiéndose hasta 2018.

El portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Enrique García, ha concretado a Efe que pese a la prohibición, «las tiendas podrán seguir comercializando las existencias que tengan, pero no recibir nuevas».

“Las tiendas podrán seguir comercializando las existencias que tengan“

Según Anfalum, actualmente las lámparas halógenas suponen menos del 10% de las ventas del mercado de iluminación, tras la «transición emprendida desde 2010 hacia productos más eficientes», primero con las bombillas de bajo consumo y más recientemente con el despegue de los LED.

De hecho, la tecnología LED ya supone más del 50% de la facturación del sector en España, que el año pasado superó los 1.280 millones de euros en todos los tipos de productos de iluminación.

Por tanto, la industria vive con «tranquilidad» la prohibición y prevé una correcta eliminación de estos dispositivos en los plazos previstos por la Comisión Europea y con alternativas LED para la mayoría de los modelos de foco que usan halógenos.

El final de la iluminación halógena, en 2018

La prohibición -que es el anticipo al final previsto para septiembre de 2018 de casi toda la iluminación halógena- se produce después de que la Unión Europea ya vetara la comercialización de bombillas incandescentes en septiembre de 2012. Las autoridades comunitarias justifican la medida en las mejores prestaciones de las lámparas LED en calidad, eficiencia energética y durabilidad, frente a la tecnología halógena.

Según la Comisión Europea, la instalación de iluminación más eficiente permitirá a los usuarios ahorrar una media de 115 euros durante la vida de uso de las bombillas de nueva generación, al mismo tiempo que se reducirá, en términos globales, el equivalente al consumo anual de electricidad de Portugal.

En cuanto al impacto en el empleo, Bruselas considera «inevitable» la pérdida de 6.800 puestos de trabajo en las plantas de fabricación de halógenos de toda Europa, una estimación que Anfalum ve acertada, aunque confía que antes del 2018 gran parte de los empleados afectados puedan ser integrados en otras líneas de producción.

Fue precisamente este motivo el que la Comisión Europea esgrimió en abril de 2015 para aplicar, a petición del sector, una moratoria al resto de lámparas halógenas hasta 2018, más eficientes que las de los focos, «para garantizar una adaptación plena a tiempo», señala Anfalum.

Entradas recientes
Contacto

Puede enviarnos un email y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

¿No se puede leer? Cambiar texto. captcha txt

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies